• 07 ABR 16
    PARTO DE NALGAS

    PARTO DE NALGAS

    La presentación de nalgas se define como aquella en la que la pelvis de un feto en situación longitudinal está en contacto con el estrecho superior de la pelvis materna. En palabras sencilla, el bebé está sentado o “de culete” en la pelvis de la mamá.

    Se suele asociar con una mayor morbilidad com parto prematuro, bajo peso al nacer, malformaciones fetales, placenta previa, propaso de cordón y una elevada incidencia de cesárea y una inadecuada progresión del parto.

    Se puede clasificar la presentación de nalgas según estas sean:

    • Puras: el bebé tiene los pies a la altura de los hombros. Es la más frecuente (alrededor del 65-75%).
    • Completas: el bebé está sentado a lo “indio” sobre la pelvis de  la madre (5%).
    • Incompletas: el bebé presenta un pie o una rodilla (25-35%). Imposibilita un parto vaginal.

     

    images

     

     

     

    CAUSAS

    El bebé produce una versión espontánea y se coloca de cabeza alrededor de la semana 28-32. A partir de la semana 32 es menor probable que esto ocurra. Existen diversas situaciones que dificultan este volteo y eleva la incidencia de presentaciones de nalgas:

    • Factores fetales.
    • Factores maternos: malformaciones uterinas, primiparidad, tumores…
    • factores ovulares: alteraciones de la placenta, cordón umbilical corto, alteraciones en el líquido amniótico…

    No obstante, en el 50-80% de las presentaciones fetales de nalgas a término no se encuentra ningún factor que lo explique.

     

    DIAGNÓSTICO

    El diagnóstico de la presentación del bebé se hace mediante exploración manual (ya sea mediante palpación abdominal o vaginal) y ecográfica. La exploración exográfica es fundamental, ya que además del tipo de presentación del bebé, nos indicará la actitud de la cabeza fetal, importante para decidir un intento de parto vaginal.

    Una vez ya hemos llegado a la conclusión que el bebé está de nalgas, tenemos 3 opciones:

    • Realizar una versión cefálica externa (ya explicada anteriormente en un artículo de la página web).
    • Programar una cesárea electiva.
    • Intentar un parto vaginal.

    Según la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetrícia), la cesárea electiva disminuye la morbi-mortalidad neonata a corto plazo en comparación con el parto vaginal en la presentación de nalgas, aunque no hay evidencia que la salud de los niños a largo plazo dependa de la vía del parto.

    Respecto al parto vaginal, concluye en que es una opción razonable en un feto único a término en hospitales con un protocolo específico para la selección de candidatas, control y atención del parto de nalgas.

     

    VERSIÓN CEFÁLICA EXTERNA

    VERSIÓN CEFÁLICA EXTERNA

     

    CRITERIOS DE SELECCIÓN PARA UN PARTO VAGINAL

    • Tener un peso fetal estimado menor de 4.000 gramos con un crecimiento intrauterino fetal adecuado.
    • La paridad y la edad materna no influyen.
    • Realizar una valoración clínica de la pelvis materna. El mejor indicador de una adecuada proporción de la pelvis es una correcta progresión del parto.
    • Actitud de la cabeza fetal: debe de estar flexionada o en indiferente, por lo que se debe de realizar una evaluación ecográfica al inicio del trabajo de parto.
    • Tipo de presentación: únicamente se debe de intentar un parto vaginal si las nalgas son puras o completas.

     

    CONCLUSIONES

    Toda gestante con un bebé a término en presentación podálica debe saber que ninguno de los tipos de parto está exento de posibles problemas. Para el feto las complicaciones del parto vaginal suelen ser inesperadas (como la salida del cordón umbilical antes del bebé o complicaciones en la extracción de la cabeza fetal), que podrían ocasionar lesiones neurológicas severas o incluso la muerte del feto.

    No obstante, la cesárea tiene mayor frecuencia de complicaciones que el parto vaginal y no deja de ser una intervención quirúrgica mayor. Asimismo asocia más complicaciones posparto (hemorragias, infecciones y tromboembolismo) y multiplica por 7 la mortalidad materna respecto a un parto vaginal.

    Si las condiciones para intentar un parto vaginal son favorables, se podría intentar si es deseo de la paciente y da su consentimiento, siempre considerando que se pondrán todos los medios disponibles para garantizar la salud materna y fetal.

    bebe_pelo

     

    Dra. Isabel Moscardó i Chàfer

    Número de colegiada: 46/23461

    Residente de 2º año