El embarazo es un estado fisiológico de la mujer, es decir, no supone una patología o enfermedad, que de suerte que el resultado esperado es un recién nacido y a una madre sanos en la mayoría de las ocasiones. Es por esto que una gestación considerada normal es controlada de forma mayoritaria por la matrona del área de salud, estableciéndose visitas muy puntuales por parte de la atención médica especializada.

Determinadas situaciones pueden hacer que esta asistencia a la mujer embarazada requiera de un seguimiento más estrecho. La unidad de alto riesgo obstétrico abarca de esta forma todos aquellos escenarios en los que se produce una alteración de la normalidad en el transcurso de un embarazo. Dichas situaciones pueden venir condicionadas tanto por la madre como por el feto o incluso por ambos. Enfermedades maternas como por ejemplo la diabetes mellitus, las trombofilias o las enfermedades inflamatorias intestinales, pueden alterar el curso de un embarazo normal y, de la misma manera y reciprocamente, pueden ver modificada su historia natural debido a la gestación. Asimismo, ciertas alteraciones fetales, como por ejemplo las alteraciones en el crecimiento o las gestaciones gemelares, son subsidiarias también de este tipo de seguimiento por sus importantes implicaciones en los resultados neonatales.

La unidad de alto riesgo obstétrico proporciona a todas estas y otras muchas situaciones un seguimiento cuidadoso, individualizado y multidisciplinar a tres niveles: preconcepcional, gestacional y postconcepcional. Por ello, se encuentra en íntima relación con la unidad de diagnóstico prenatal y demás departamentos hospitalarios involucrados en el cuidado de este tipo de pacientes, valiéndose de un gran equipo personal y técnico encargado de esta labor.

Mención especial merecen tres áreas en las que, por su gran relevancia clínica, docente e investigadora, esta unidad ejerce una labor especializada. Dichas áreas son:

               – Preeclampsia y retraso de crecimiento intrauterino.

               – Amenaza de parto pretérmino.

               – Obesidad y diabetes.

Esta unidad se encuentra situada en la primera planta del edificio de consultas externas.

La derivación a la misma la establecerá su matrona o cualquier profesional médico encargado de su salud.