La diabetes mellitus es la enfermedad metabólica que con mayor frecuencia se asocia al embarazo. Existe, además, un tipo de diabetes, la conocida como diabetes gestacional, que aparece por primera vez durante el embarazo y que posee también una incidencia bastante elevada. Ambas tienen grandes implicaciones diagnósticas y terapéuticas durante la gestación, aunque es cierto que difieren sustancialmente en importantes matices.

Ante una diabetes pregestacional debe establecerse, si es posible, un adecuado planteamiento previo a la concepción para que ésta se produzca en un escenario metábolico idóneo para la misma. De igual manera, el control durante la gestación se establecerá de manera estrecha y en constante evaluación por parte de todos los profesionales encargados de su salud (Servicio de Endocrinología, área de Alto Riesgo Obstétrico y Diagnóstico Prenatal)

Las mujeres con obesidad o sobrepeso y los fetos que derivan de gestaciones en las mismas tienen un riesgo aumentado de padecer ciertas complicaciones durante el embarazo como son la diabetes gestacional, la preeclampsia o la necesidad de finalización de la gestación mediante cesárea. Factores añadidos que hacen de estas gestaciones situaciones de alto riesgo serían los derivados de las dificultades en las técnicas anestésicas y en las propias situaciones del parto o cesárea.

Ante cualquiera de estas situaciones será remitida al área de Alto Riesgo Obstétrico, idealmente en el periodo preconcepcional y, si esto no fuera posible, de manera temprana una vez conocido el embarazo.