Preparación al parto

Cuando se acerca el momento del parto, la incertidumbre, la ilusión, el miedo, son sensaciones que no te abandonan. Por este motivo queremos ayudarte a organizar esos momentos y que el día del parto sea lo más parecido posible a lo que habías imaginado.

Al principio de la gestación la matrona te facilitará la cartilla del embarazo. En sus últimas páginas debes rellenar el apartado que se centra únicamente en cuáles son tus preferencias para el parto: si deseas analgesia, episiotomía, contacto directo con el bebé en el momento en el que nazca, música, etc. Es importante que lo rellenes a mitad del embarazo, cuando estás relajada y tienes más tiempo por delante para imaginar cómo te gustaría que fueran las cosas. En el Hospital Clínico intentamos ajustarnos al máximo a vuestras prioridades, siempre teniendo en cuenta que estas pueden modificarse por vuestra salud o la del bebé.

plan-parto-01

¿Qué tengo que llevar?

Ésta es una pregunta frecuente. En el Hospital Clínico disponemos de pijamas y gorritos para el bebé, pañales, ropa de cama (sábanas y manta), biberones y leche artificial. Puedes completar esto con algunos baberos, ropita que a ti te guste, toallitas, crema corporal y crema para la zona del pañal. Para la mamá tenemos camisón hospitalario (aunque después del parto puedes cambiarlo por ropa más cómoda) y productos de higiene íntima para esos días. Debes coger de casa unos zapatos cómodos, un batín, ropa interior y tus productos habituales de higiene personal. También disponemos de sacaleches y lactario si fuese necesario.

Lo que me ofrece el hospital: Ropa, pañales, ropa de cama y leche para el bebé. Camisón para la madre, sacaleches, productos para limpieza de episiotomía.

Lo que me tengo que llevar: Toallitas y crema para la zona del pañal. Productos de higiene personal. Ropa y zapatos cómodos para la mamá. Ropa interior para la mamá.

Es la hora

El momento del parto puede llegar de forma espontánea (tendrás contracciones regulares, expulsión del tapón mucoso, rotura de la bolsa de las aguas..), de forma programada (cuando has cumplido las semanas y no has dado a luz) o porque hay alguna razón que lo aconseje. En todos los casos tienes que acudir al servicio de urgencias del hospital donde, al conocer tu estado de embarazo, un celador te acompañará hasta la puerta de urgencias de nuestro servicio. Allí valoraremos la situación y decidiremos cómo vamos a actuar.

plan-parto-02

Durante las dilataciones y las monitorizaciones la paciente se encuentra en una habitación individual.

Durante la dilatación la madre permanece en un paritorio con el acompañante que ella elige, tutelados por el equipo de matronas y ginecólogos de guardia. El bebé se encuentra monitorizado en todo momento, al igual que la madre. La dilatación y el parto tienen lugar en esta misma habitación para favorecer la comodidad de la paciente.

Disponemos de diversos métodos para paliar las molestias de las contracciones, desde la analgesia epidural, la cual está disponible 24 horas al día, los 365 días del año, la sedación superficial (que ofrecemos de forma inhalada o en inyección), o incluso ningún tipo de analgesia si así lo deseas.

Si el parto tiene una evolución normal lo atiende la residente de matrona o el médico residente de ginecología acompañados por la matrona. Cuando se presentan complicaciones es el equipo de médicos (médico de plantilla y residentes), con la ayuda de la matrona, el que decide si hay que atender el parto mediante fórceps, ventosa, espátula, o hacer una cesárea. La realización de episiotomía no es sistemática. Se realiza únicamente en aquellas pacientes en que por su condición física la realización de episiotomía puede evitar complicaciones.

Inmediatamente tras el parto normal ofrecemos el contacto piel con piel entre madre y recién nacido, e incluso las madres más participativas ayudan al que atiende el parto a acabar de sacar al recién nacido, haciendo partícipe al máximo a la madre en estos momentos. Es en este mismo paritorio donde se viste al bebé y se inicia la profilaxis ocular y la administración de vitamina K. Si la actividad asistencial no es elevada, madre, hijo y acompañante permanecerán en esta habitación durante un par de horas más para iniciar el proceso de lactancia y la adaptación mutua con la ayuda de la matrona. Posteriormente serán trasladados a una habitación en el pabellón materno-infantil, donde estarás tú sola y quien decidas que te acompañe, si las condiciones de ocupación lo permiten.

En el Hospital Clínico intentamos que la madre y el acompañante que así lo deseen participen en todo momento del evento, pudiendo ellos mismos finalizar la historia que empezaron. Además de lo comentado, el acompañante, generalmente el padre del bebé, puede cortar el cordón umbilical del recién nacido y ayudar en la colocación de la pinza. Disponemos de equipo de música para aquellas madres que lo soliciten, siempre que no entorpezca la actividad asistencial; espejos para que la madre vea el nacimiento de su bebé, pelotas de goma para ayudar a la pelvis a adaptarse al parto, etc.

Después del parto

Tras el parto el recién nacido se quedará contigo en la habitación, excepto si el pediatra considera oportuno tenerlo controlado en la unidad de Pediatría (en la planta de arriba). Nuestras enfermeras están cualificadas para la atención de la nueva mamá y de los bebes. Todos los días hasta el alta, tanto el equipo de ginecología como el de pediatría pasarán a visitaros para comprobar que el puerperio está siguiendo su curso fisiológico y que el recién nacido está adaptándose correctamente a su nueva vida en el exterior. Lo habitual es que si se trata de un parto vaginal tu estancia en el hospital no exceda los dos días, en cambio, si ha sido una cesárea se prolonga a 3-4 días.

Al alta recibirás una hoja de recomendaciones tras el parto, que puedes descargar también aquí (poner link). A partir de aquí nos despedimos de ti, pero estaremos encantados de recibirte en el próximo embarazo!

plan-parto-03